El problema

 

“La contaminación plástica se ha convertido en la segunda amenaza más ominosa para el medio ambiente mundial, después del cambio climático”

El problema planetario de la contaminación por residuos plásticos es ahora conocido de forma generalizada. Sin embargo, creemos que es útil brindar algunos detalles aquí y subrayar algunos aspectos, para comprender mejor su alcance, gravedad absoluta y perspectivas. En particular para el plástico que se encuentra en los mares y océanos.

Desde el principio

Desde el comienzo de su producción en la década de 1950, se han producido alrededor de 9 mil millones de toneladas de plástico, y de estos alrededor de 170 millones (fuente UE) se encuentran ahora en los mares y océanos. La producción de plástico solo en 2019 fue de alrededor de 400 millones de toneladas. Prácticamente, a excepción de la pequeña parte quemada en incineradores y algunas bolsas biodegradables, TODO el plástico producido desde el principio sigue existiendo: de hecho, el plástico, en sus diversos tipos de uso común, no es biodegradable, y solo puede desintegrarse físicamente hasta que ya no  sea visible, pero esto después de cientos de años, o incluso más. Para algunos tipos hasta 1000 años. De hecho, ocurre que, debido a la acción de la luz (rayos ultravioleta), la sal y los movimientos del mar, el plástico se convierte en fragmentos, en pedazos cada vez más pequeños, hasta los más pequeños, que se definen como “micro-plásticos”.

Desechable

Nuestro estilo de vida ha sido durante décadas: “siempre  mayor consumo + desechable”,

por una supuesta conveniencia. El plástico se adapta perfectamente a esto. Vivimos en la ilusión de que estos son objetos y soluciones que cuestan muy poco. Sin embargo, para la sociedad humana, los costos de la fase “después del uso” son devastadores: costos de recolección, tratamiento, posible reciclaje, pero sobre todo los costos de NO – recolección, en términos ahora mas graves de fuerte contaminación global a menudo irreversible con daños económicos, ecológicos y biológicos.

En concreto, cada año se producen cinco mil billones (5.000.000.000.000) de bolsas de plástico en todo el mundo, es decir, 160.000 por segundo, las 24 horas del día, durante todo el año.

Lamentablemente, el 90% acaba en la naturaleza, en el mar, en vertederos, y permanece allí.

Foto Sandro D’Onofrio

Destino de la basura plástica en los mares y océanos

El panorama es cada vez peor, puesto que cada año se ‘derraman’ en el mar otros 8 millones de toneladas de desechos plásticos (algunas estimaciones alcanzan los 12 millones de toneladas). Es como si cada 30 segundos se descargara al mar un gran camión de residuos, todos los días, todos los meses, todos los años.

El 80% del plástico que llega al mar es de origen terrestre. El resto proviene de fuentes marinas (navegación, pesca).

Una vez que llegan al mar o al océano, los residuos, enteros, destrozados o triturados, o en general macro-plásticos y micro-plásticos, son transportados por las corrientes y se acumulan a todos los niveles, desde la superficie del mar hasta las mayores profundidades, porque, en general , la parte del plástico más pesada flota en el agua por el aire que contiene, como una botella cerrada, pero con el paso del tiempo al deteriorarse se descompone y comienza a hundirse, hasta el fondo, reemplazado en la superficie por otro plástico flotante “de nueva llegada”.

De todo el plástico que se encuentra hoy en el mar, el 0,5% flota en la superficie, el 26,8% se encuentra en aguas costeras, el 33,7% se encuentra esparcido a lo largo de las costas o en el fondo del océano, y el 39% está sumergido en cualquier profundidad. 

Si se mantuvieran el ritmo y la tendencia actuales, en 2025 habría una tonelada de plástico por cada tres de peces en los mares y océanos. Para el año 2050, el peso total de los desechos plásticos ya será mayor que el de todos los peces en todos los océanos. En realidad, desafortunadamente, la tendencia es en cambio ascendente, y ya se estima que en 2025 la producción mundial de plástico será de 600 millones de toneladas.

(fuente: publicaciones de la ONU)

(source: UN publications)​

                                       

¿Qué plástico se encuentra en los océanos?

Aunque la variedad no tiene límites, los artículos más representados son:

– Filtros de cigarrillos

-Bolsas de plástico

-Botellas de plástico

– Platos, vasos y cubiertos de plástico desechables

– Pajitas para bebidas, bastoncillos de algodón, cepillos de dientes

– Envases de otras bebidas y detergentes, con sus tapas,

– Bandejas y recipientes para envasado de alimentos

– Redes de pesca abandonadas (muy peligrosas porque siguen enredándose  en ellas peces, aves, mamíferos y tortugas)

-Películas de plástico, en particular de origen agrícolas y envases industriales

– cajas de poli estireno para pescado

– Textiles y confecciones

Con respecto a este último elemento, cabe señalar que las fibras sintéticas de plástico para prendas de vestir y textiles producen, durante los numerosos lavados o en las fases de desintegración en el mar, micro-plásticos y especialmente microfibras. Estas últimas están entre los que luego nos encontraremos, junto con las de otros orígenes, por todas partes, en el mar y en tierra. De hecho,  ya que al ser tan pequeños, tanto que ni siquiera son visibles, una brisa de viento es suficiente  para hacerlas viajar cientos y miles de km, permaneciendo luego en el aire o descansando sobre terrenos agrícolas, pastos, nevados, glaciares y todo lo demás. Muchos de ustedes habrán leído sobre “descubrimientos” de nanoplásticos o microfibras en agua potable, café, sal, alimentos, glaciares polares o alpinos, en el aire que respiramos y en otros lugares que se creen poco probables. Pero, en realidad, estas son solo las consecuencias lógicas de la situación descrita.

¿De dónde vienen?

Desgraciadamente, principalmente de áreas de la tierra densamente pobladas y con una gestión de residuos casi inexistente. Pero, en particular provienen de ocho ríos principales, de los cuales 6 se encuentran en Asia: Amur, Chang-Jiang, Huang-He, Mekong, Ganges, Indo, y dos en África: Nilo, Níger. En el Mediterráneo, la mayor parte del plástico existente se concentra en el Nilo y en un par de ríos turcos.

¿Y A dónde va?

En todas partes

Recordemos que el plástico que podemos ver, en la superficie, es solo el 0,5% de todo el plástico presente en los mares.

Con vientos y corrientes, el plástico viaja miles de kilómetros y finalmente termina en las costas y playas, especialmente después de oleajes importantes.

Una gran parte luego termina en algunas áreas oceánicas donde las corrientes convergen creando lentos remolinos: hay dos en el Atlántico, uno en el Océano Índico y dos en el Océano Pacífico. En este último, el del norte  es tres veces el tamaño de Francia y contiene alrededor de 80.000 toneladas de residuos esparcidos.

En cuanto a la profundidad a la que se encuentra el plástico en mares y océanos, no hay límites: se encuentra a todas las profundidades, y en general, con el lento proceso de fragmentación, se desplaza paulatinamente hacia el fondo, con enormes acumulaciones de micro-plásticos en el fondo marino, superior a lo que se creía hasta hace poco.

Consecuencias y daños

Costas y playas llenas de residuos plásticos, con relativo:

  • costos de limpieza (reciclaje, cuando sea posible, o desecho adecuado)
  • daños al turismo costero e insular, la navegación y las actividades recreativas

Daños a la actividad pesquera

(aceptando la hipótesis de que la enorme cantidad de redes de pesca abandonadas es el resultado solo de circunstancias fortuitas e involuntarias)

Daños a las actividades de transporte marítimo y peligro para su seguridad

Daño a los ecosistemas marinos

ya que es enorme la cantidad de desechos, de todos los tamaños, que ahora cubre y asfixia grandes áreas del fondo marino donde se alimentan peces y animales marinos.

Además, los residuos plásticos son utilizados como “autostop” por especies invasoras (algas), que pueden asentarse a miles de kilómetros de sus áreas de origen, dañando o destruyendo especies locales.

Peligros y daños a la vida de los animales marinos, 

al no poder distinguir el plástico de la comida, comen más plástico que comida. Además, el plástico no se puede digerir y produce, a partir del plancton y hasta las aves más grandes y los mamíferos marinos, un efecto perverso:

con el estómago lleno (de plástico) tienen la sensación de saciedad y por tanto no buscan otro alimento. La poca comida real presente no puede proporcionar el aporte energético necesario, con la consiguiente disminución de la eficiencia física, la imposibilidad de moverse, nadar, volar, etc., hasta la muerte.

Según la UNESCO, más de 100.000 mamíferos mueren cada año por la contaminación plástica.

             

Cetáceos muerto de desnutrición. Tenía 22 kg de desechos plásticos en el estómago.

El albatros regresa al nido con el estómago lleno y alimenta al bebé transfiriéndole parte del contenido. Pero si comió más plástico que comida, la suerte del niño, como la del padre, está sellada.

http://www.midwayfilm.com/

Al mismo tiempo se producen daños muy graves provocados por el plástico encontrado: asfixia por bolsas de plástico, enredo en redes abandonadas (con la consiguiente muerte por ahogamiento, hambre, estrangulamiento, etc.), heridas con infecciones o impedimento al desarrollo provocado por anillos o otras formas y objetos de plástico.

Peligros para la cadena alimentaria.

Al comienzo de la cadena alimentaria marina se encuentra el zooplancton, que se alimenta succionando agua y reteniendo el fitoplancton como alimento. Pero ahora, junto con el fitoplancton, también come nanoplásticos, con consecuencias negativas incluso letales. El problema se renueva y se amplifica en cada paso de la cadena alimentaria, ya que los peces grandes comerán plástico como alimento y se comerán los peces más pequeños y el plástico que contiene.

Y así sucesivamente, hasta el pescado comido por el hombre.

¿Y para el hombre?

Todavía se debate si el plástico que se puede encontrar (y se encuentra) en el estómago humano sea substancialmente dañino para los humanos. En cualquier caso, los nanoplásticos que llegan al cuerpo humano pueden depositarse y acumularse en órganos, incluido el cerebro. La investigación adicional necesaria nos lo dirá. Pero no parece una buena razón, mientras tanto, para seguir comiéndolo, solo para descubrir que: Sí, en realidad es muy dañino …

Esto es para hablar de plástico “puro”.

Por otro lado, es bien conocida la toxicidad para animales y seres humanos de los aditivos que normalmente se utilizan para diversos fines (retardadores de llama, plastificantes para hacer productos más elásticos, antioxidantes, estabilizadores UV, etc.).

Para los animales, se ha encontrado que afectan negativamente la función reproductiva y son cancerígenos. Son peligrosos para los humanos por ingestión, inhalación o incluso simplemente por contacto con la piel.

Y, en este sentido, preocupa la característica de muchos tipos de plásticos que consiste en atraer y absorber, por causas químico-físicas, los llamados COP, Contaminantes Orgánicos Persistentes, altamente tóxicos y cancerígenos, como los PCB, DDD (ex DDT) , y otros.

Estas sustancias están presentes en las aguas de los mares y océanos de una forma muy enrarecida, pero la capacidad de los plásticos de atraerlas podría llevar a la formación de concentraciones hasta un millón de veces mayores que las de las aguas circundantes, y por tanto ya no mas inofensivas. Las sustancias nocivas para la función hormonal, como los aditivos para hacer que los plásticos sean más elásticos, se han asociado con problemas clínicos como cáncer de mama, infertilidad, adolescencia temprana, exceso de peso, alergias, diabetes.

No son mucho mejores las actividades de tratamiento de residuos improvisadas y descontroladas: sustancias tóxicas, como monóxido de carbono, nitrógeno, dioxinas y furanos, se generan al quemar plástico en el medio ambiente. Estas sustancias se han asociado con una amplia gama de disfunciones. Las cenizas de la combustión pueden contaminar el suelo y el agua.

En última instancia, puede resultar que los riesgos para la salud humana y todas las formas de vida marina sean incluso peores de lo que se ha determinado hasta la fecha.

Límites planetarios

Finalmente, podemos recordar que el plástico es uno de los elementos que se tiene en cuenta en el proceso de “Contaminación química y liberación de nuevas sustancias” de los “Planetary Boundaries” o Límites planetarios:

“La contaminación química y la liberación de nuevas entidades, es decir, compuestos radiactivos, metales pesados ​​y una amplia gama de compuestos orgánicos y organismos biológicos, son  producidos por el hombre. La contaminación química y biológica afecta negativamente la salud de los seres humanos y los ecosistemas, y es causada por la difusión descontrolada de plásticos, por el uso de herbicidas y pesticidas y productos farmacéuticos, y por antibióticos y hormonas en el ganado ”.

Ya en 2009 se publicó un artículo en la revista científica Nature, firmado por 29 de los principales científicos en ciencias de la Tierra y en la ciencia de la sostenibilidad, en el que se identificaban los principales procesos que regulaban la estabilidad y resiliencia del sistema terrestre, y fueron propuestos  – para estos procesos – límites cuantitativos dentro de los cuales la humanidad pudiese continuar desarrollándose y prosperando durante las generaciones venideras. Estos límites fueron denominados “límites planetarios”, y superarlos aumenta el riesgo de generar cambios ambientales repentinos o irreversibles a gran escala.

__________________

La situación y las perspectivas objetivamente insostenibles ya no permiten que las conciencias permanezcan inertes y pasivas.

Iniciada por algunos “mariners” del IYFR, se ha puesto en marcha una operación internacional que tiene como objetivo remediar este problema planetario, con optimismo, determinación, y sabiendo muy bien que no será fácil ni rápido.

Pin It on Pinterest

Share This